domingo, 31 de diciembre de 2017

Vilancico*

Maestro de Ávila (pble. García del Barco), El anuncio a los pastores,
panel izquierdo del Tríptico del Nacimiento, h. 1465-1476.
Museo Lázaro Galdiano, Madrid.


«... 🎶 se va

y nosotros nos iremos 

y no...🎵»

...

*Vilancico: podría valer como vuelo fugaz de vilano.

Contexto:
No hay texto alternativo automático disponible.
Maestro de Ávila (García del Barco): Tríptico del Nacimiento, h. 1465-1476.
Museo Lázaro Galdiano, Madrid.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Monoteísmo

Dalí, (Moses and) The Burning Bush, 1967.
Litografía para la Biblia, Éxodo.
Lo vi a la luz. Le di la vez. Él se rio. Yo sé de qué. El sol se fue. No me ve ya. Y no sé si por lo que vio se va sin mí.
...


viernes, 29 de diciembre de 2017

La entrada 1000

Resultado de imagen de Número mil
Un 1000 cinematográfico.

Si el contador de Blogger no falla, con esta entrada son exactamente MIL (1.000) las veces que en la paredes de la Posada se ha colgado algún escrito. No es una cifra excesiva para casi nueve años de existencia del blog (lo inicié el 31 de marzo de 2009). Pero tampoco me parece que sean despreciables, en estos tiempos tan movedizos y hasta volátiles, la duración y continuidad que esa cifra suponen. Ha sido —está siendo— una larga travesía, a la que llegué por sugerencia de algunos amigos, después de que se cerrara el foro ya mítico de poesia.com, y tras la mixtificación o fracaso de otros proyectos de redes sociales, anteriores a la gran invasión que supusieron Twitter y, sobre todo, Facebook. Campos enredados que, junto con algunos otros, como Instragram, se han ido convirtiendo en las grandes autopistas del tráfico y tráfago cibernáuticos, cada vez más rápidas, más fáciles, más populosas, más inmediatas, más compulsivas, más histéricas, más impersonales...

Es cierto que, como ha venido ocurriendo en la historia de las comunicación desde tiempos remotos, ningún nuevo medio, técnica o procedimiento acaba por completo con los anteriores. Pero no lo es menos que, a menudo, lo novedoso altera el panorama,  o contribuye a modificar la fauna preexistente o va empujando a las viejas criaturas hacia una deriva que, en cierto modo, termina por desnaturalizarlas. O, como en el caso de los blogs, deja transformados sus habitáculos en viejos recintos por los que cualquier paseo tiene algo de caminata solitaria hacia el pasado, envuelta de modo inevitable en esa sustancia pegajosa (¿mucilaginosa?) que es la nostalgia.

El caso es que de los diferentes formatos que hasta ahora he conocido en el uso social de Internet el del Blog me parece, con mucho, el más atractivo. Sin dejar de ser rápido, exige o invita a un ritmo más pausado, reflexivo. Al no contar con métodos cuasiautomáticos, impulsivos e impersonales de respuesta (esos «me gusta» o retuits que son el santo y seña, además de la engañifa banalizadora, de Facebook o Twitter), el uso y frecuentación del Blog implica —al menos en principio— una mayor conciencia de la actividad, un trato más cuidadoso y personalizado, otro tipo de «clima emocional» en su manejo. Todo esto, claro, de forma muy general. Al final, la cualidad y calidad de la experiencia dependen del uso que se haga de los medios, ya que, con independencia de sus características y su mayor o menor tendencia a favorecer un determinada pulsión, en todos cabe un margen de distanciamiento, de pausa reflexiva, de consciencia... que permitan al usuario intervenir y controlar su uso.

Dicho sea todo esto a modo de celebración de esta ENTRADA MIL y como manifiesto, sencillo pero contundente, a favor de la variante comunicativa que implica el Blog. Que procuraré mantener, siquiera sea pegado a la actividad en Facebook, mientras dure, y, en menor grado, de Twitter, pero con un sentido claro de autonomía. E, incluso, como horizonte de intenciones, así como de usos estéticos y éticos, que guíe mis tratos con las demás redes sociales. 
Mientras sea posible, resistiremos. 
Feliz 2018.


    

El retorno

Émile-René Ménard, Soleil couchant sur la mer, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.
Qué fulgor más intenso el de las cosas cuando comienzan a desvanecerse.
...

jueves, 28 de diciembre de 2017

Lo prohibido



La imagen puede contener: cielo, exterior y texto
Un viejo lema
(Al paso, 🧞‍♂️23). «Ya sabemos que los jóvenes siempre quieren hacer lo contrario de lo prohibido», dice en la caja tonta una autoridad municipal respecto a una decisión sobre el consumo de alcohol de baja graduación por parte de menores. Stop. La frase me deja pensativo y, dándole vueltas, llego a la conclusión de que es uno de esos casos en que la, por así decir, doble negación termina dejando el sentido en una especie de zona neutral, incluso en un regreso al punto de partida, y en consecuencia, afirma justamente lo contrario de lo que a todas luces pretende. Si lo prohibido es, por ejemplo, “fumar”, lo contrario será “no fumar”, y ese sería, por tanto, lo que en ese caso querrían hacer los jóvenes. Quizás bastaría decir, en esa frase, «lo contrario de la prohibición» («no fumar») para que las aguas semánticas volvieran a sus cauces de sentido. Y así pudiéramos seguir celebrando, con tranquilidad, la festividad de los santos inocentes. Que sin duda somos legión.

El sueño de la especie

National Geographic
De las fotografías de 2017 destacadas por el National Geographic en la categoría de «naturaleza», me quedo con la de este macaco japonés en cuyo rostro se adivina “el sueño de la especie”. Si uno se fija bien, es fácil verse reflejado en él.

(Poesía visual, 21)

El inocente

Goya: «Aquellos polbos», grabado núm. 23 de la serie Los Caprichos, 1799.
Calcografía Nacional, Madrid.
Esta es la historia de Perico el Cojo, que daba polvos a los enamorados. No supo nunca de qué lo acusaban. Ni siquiera a quién. Hagan juego, señores.
...

miércoles, 27 de diciembre de 2017

La pregunta

Frans Hals, Malle Babbe (Vieja charlatana), h. 1633. 
Gemäldegalerie, Berlín.
La vieja, como si de verdad se creyera el oráculo, lo miró de lejos y dijo:
—¡Por siempre jamás!
Y siguió atizando la lumbre.
...

martes, 26 de diciembre de 2017

Onomástica (o l’Ennui?)

La imagen puede contener: una persona, sentada, mesa e interior
Serafino Macchiati: Paul Verlaine, Bibi la Purée et Stéphan Mallarmé au café Procope,
1890. Col. privada.
«En este banco están sentados padre e hijo: el padre se llama Juan y el hijo ya lo he dicho». Planteado el acertijo, miraba con picardía a los congregados y volvía a su mecánica costumbre de darle cuerda al reloj.
...

lunes, 25 de diciembre de 2017

Canción de Navidad

Página del Diario.


(Al paso, 21). Canción improvisada de Navidad. El tiempo contado cae sobre el cuaderno en forma de escritura cincelada, no comprensible —o sólo con los ojos de la imaginación—, pero obediente a impulsos que tienen su fuente en búsquedas, acaso inhumanas, sin duda inútiles, y que discurren por la esfera más reservada del silencio íntimo, allí donde solo son visibles los cuerpos de los deseos no identificados, la materia bruta de los sueños, el escombro crujiente del final del día que uno se encuentra intacto, en un rincón del cuarto, con la primera luz del amanecer. 

De lo que no se puede hablar, decía Witt, hay que callar. La mano exenta, libre, voladiza, sabe arrancarle a la materia gráfica un puñado de minúsculas criaturas que, con sus juegos arabescos y sus giros malabares, son capaces de tatuarle al día preciso de la sexagésima tercia Natividad una senda de oscura mansedumbre. 

Y hasta el ánima libre del que despierta no duda en echarse a andar por ella. Y que comparezca el astro rey, al eco de un viejo villancico: «De una virgen hermosa / celos tiene el sol / porque vio en sus brazos / otro sol mayor». Feliz Navidad.

Flashback

La imagen puede contener: 4 personas
Fra Angélico: La Anunciación, 1426. Museo Del Prado, Madrid.
Narrador: «Nueve meses antes, en un rincón de Palestina... »
...

domingo, 24 de diciembre de 2017

El universo

Carl Spitwezg, Der Bücherwurm (“El ratón de biblioteca”) (fragmento), 1850.
Museum Georg Schäfer, Schweinfurt (Alemania).
«Nada hay en el mundo que no merezca una cita a pie de página», leyó.
...

sábado, 23 de diciembre de 2017

Bruno Galán: «Todos somos fotógrafos»



(Visiones en voz alta, 📷 31). En la cambiante y compleja realidad que están configurando las nuevas herramientas tecnológicas y, sobre todo, el uso que de ellas hacemos, quizás haya llegado ya el momento de tomarnos realmente en serio la situación y cambiar el sentido de algunas preguntas. Deberíamos, por ejemplo, no preguntarnos tanto qué es lo que están haciendo las nuevas tecnologías con nuestro mundo como qué podemos hacer (o dejar de hacer) nosotros con ellas para contribuir a dibujar un mundo mejor.
En este sentido, las reflexiones y toma de conciencia de jóvenes profesionales, que han crecido y se han desarrollado ya dentro de la nueva situación, son un ejemplo muy valioso del camino que se puede seguir no sólo para frenar el evidente deterioro comunicativo que nos va envolviendo, sino para revertir la situación y emplear esas mismas herramientas —cuyo uso es ya inevitable— de forma consciente y, por así decirlo, comprometido con la felicidad común.
Este vídeo que comparto es una buena muestra de por dónde puede ir la búsqueda de esa nueva sensibilidad. En él, Bruno Galán, joven fotógrafo y documentalista cuya ya amplia y significativa trayectoria he tenido el placer de seguir desde sus inicios, nos ofrece una elocuente y eficaz lección de cómo es posible y necesario poner en juego elementos y recursos, acciones y reflexiones, de los que a menudo nos olvidamos en nuestros tratos con las nuevas herramientas. No se pierdan su breve pero sustancial disertación: con su sencillez, claridad y elegancia, es toda una brillante defensa del cada vez menos frecuente sentido común.

El eco

© Michael Hutter: Der Tod belauscht ein Lieberspaar, 2006.
Tenían la vidriosa sensación de que alguien los observaba.
...

viernes, 22 de diciembre de 2017

Navidal

Belén de Los Alcázares

La Posada del Sol de Medianoche
saluda a todos sus amigos, huéspedes y visitantes
y les desea
salud, alegría, sabiduría y paciencia,
todo ello en las dosis adecuadas
para que la primera no impida la segunda,
la segunda no interfiera con la primera
ni obnubile la tercera,
la tercera guíe a la primera, 
se alimente de la segunda y aprenda de la cuarta,
y la cuarta... la cuarta..., 
cuando algunos éramos niños, 
¡la cuarta era una galletita!

¡Feliz 2018!

Balbuceos (dados)



(Savater sobre Marías)
El balbuceo mental que somos dentro
Balbuceo que somos el dentro mental
Mental el que somos balbuceo dentro
Que mental el dentro balbuceo somos 
Somos balbuceo mental el que dentro
Dentro balbuceo el que mental somos

Balbuceo dentro el mental que somos
Mental el que dentro somos balbuceo
Somos el mental que balbuceo dentro 
Dentro mental somos el que balbuceo
El somos mental que balbuceo dentro
Que dentro mental el balbuceo somos

Mental somos dentro el que balbuceo
Balbuceo dentro mental el que somos
El que balbuceo somos mental dentro
Dentro el balbuceo que somos mental 
Qué mental el somos dentro balbuceo 
Somos el que dentro balbuceo mental

Selfisombra: peldaños interiores. ©AJR, 2017.

El somos que dentro mental balbuceo
Mental dentro somos el balbuceo que
Balbuceo dentro qué mental el somos 
Que el somos mental balbuceo dentro
Dentro mental somos balbuceo el que
Somos balbuceo que el dentro mental

Qué balbuceo dentro el somos mental
Balbuceo mental el dentro que somos 
Dentro somos qué el mental balbuceo
Mental balbuceo somos el que dentro
Somos mental dentro el que balbuceo
El mental que somos balbuceo dentro

Balbuceo dentro el que mental somos
Dentro mental somos qué el balbuceo 
Somos qué mental el balbuceo dentro
Que somos el dentro balbuceo mental
Mental balbuceo el somos que dentro
El que somos dentro balbuceo mental

Enter

Miguel Ángel: La creación de Adán (detalle), 1511. Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano.
Ni en su más alto momento de lucidez era capaz de describir la naturaleza de la emoción que lo agarraba cada vez que pulsaba aquella tecla.
...

jueves, 21 de diciembre de 2017

Barrio



(Visiones en voz alta 🎥🏫, 30). Este pequeño corto documental es un acercamiento breve pero interesante al barrio madrileño de Prosperidad, mi barrio, nuestro barrio, desde hace ya casi cuatro décadas, toda una vida. Qué lejos queda aquel viaje en metro hasta la estación de Alfonso XIII, donde entonces concluía la línea 4, para ir a ver un programa doble al Cine Covadonga (que ya no existe, y durante un breve tiempo fue sede de la Filmoteca Nacional). Pudo ocurrir hacia 1976 y recuerdo bien que fue la primera vez que me acerqué a esta zona, en los aledaños del barrio de Salamanca, aunque por entonces me pareciera remota y algo forajida.
Vivía a la sazón (que ya es vivir) en la calle de La Bolsa, al pie de Sol, y no podía sospechar que estaba visitando la parte de la ciudad que se acabaría convirtiendo en algo más que un lugar de residencia: un paisaje, un ambiente, una querencia. Fundado todo en esa condición que tienen algunos barrios madrileños para ser y actuar, en buena medida, como auténticos pueblos dentro de la gran urbe. Una circunstancia que contribuye mucho a mitigar los inconvenientes de la metrópoli, al tiempo que permite disfrutar de forma más cómoda y relajada de sus ventajas.
La Prospe: puede que, además de alguna otra referencia sentimental, sea lo más parecido a una patria que haya sentido nunca. O matria más bien, que hay algo muy maternal y femenino en todo lo que el lugar me inspira.

Navidad 2017



Que en 2018 no nos falte la fuerza de una palabra.

Halcones (b)

Edward Hopper, Nighthawks, 1942. Instituto de Arte de Chicago.
—Phil miente —dice él.
—¿Cómo lo sabes? —pregunta ella.
—A la vista está —responde él.
El camarero los mira como si hubiera comprendido.
Phil, taciturno, mastica su rencor.
Hopper, Nighthawks (detalle) 1942. Instituto de Arte de Chicago.
—¿Por qué iba a hacerlo? —dice ella.
—Tal vez no tenga otra salida —sugiere él sin convicción, con gesto ausente.
Durante un buen rato permanecieron en silencio. Ambos tenían la vidriosa sensación de que alguien los observaba.
...

miércoles, 20 de diciembre de 2017

martes, 19 de diciembre de 2017

Elector

Ferdinand Hodler: El lector, h. 1885. © Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Al volver del trabajo, puso en orden sus tesoros: la rueca de plata, el halcón encantado, el bufón escarlata, los cisnes unánimes.
                                                                   ...

lunes, 18 de diciembre de 2017

La rosa

Florecen pensamientos. AJR, 2017

Escribe lo que creas oportuno
sin pensar que este o aquel vaya a leerte.
Vana es la presunción. Sólo la muerte
espera de verdad. Sin miedo alguno
al que dirán —ya sabes, esa antigua
rémora vil que todo lo corroe
con su diente cobarde—, tú, con Poe,
mantén firme la duda que atestigua
la llama vigilante: tu conciencia.
Y, a trasmano del mundo, no te apures
si vuelve a florecer la indiferencia.
La luz es siempre un don. Y hasta la rosa,
que tanto brillo alcanza en los albures
de su aurora feliz, se calla en prosa.

Homenaje



Darío Mastrosimone: Tropilla al sol.
Aún le calienta el sol de las mañanas llenas de alegría.
...

El Ángel


Remedios Varo, Ascensión al Monte Análogo, 1960.
Yo sé bien, Primo, que no quieres saber más de lo que ya sabes. Pero mi obligación es intentarlo.

domingo, 17 de diciembre de 2017

Locomotivo

J. M. W. Turner, Rain, Steam and Speed-The Great Western Railway, 1844. National Gallery, Londres.
Su arrebato era lo único que le quedaba y no estaba dispuesto a enjaularlo.
...

sábado, 16 de diciembre de 2017

Amigos tan diferentes

Parquecillo de la Glorieta de López de Hoyos, Madrid. ©AJR, otoño 2017.

Dos buenos amigos no han de tener necesariamente la misma opinión. 
Se olvida a menudo.

Transeúntes


Andrés Waissman, El origen del desamparo, 2010. Galería Gachi Prieto, Buenos Aires.
Se habían acostumbrado a vivir en una vorágine de horas instantáneas y difusas.
...

viernes, 15 de diciembre de 2017

Halcones (a)

Edward Hopper, Nighthawks, 1942. Instituto de Arte de Chicago.
—Phil miente —dice él.
—¿Cómo lo sabes? —pregunta ella.
—A la vista está —responde él.
El camarero los mira como si hubiera comprendido.
Phil, taciturno, mastica su rencor.

...

jueves, 14 de diciembre de 2017

Fulcro

Odilon Redon, La barque, h. 1902. Col. particular.
Una de las muchas «barcas místicas» pintadas por el gran artista simbolista bordelés (1840-1916).
Vine a Lacoma en busca de un punto de apoyo para seguir remando en la Ciénaga.
...

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Últimas tardes

Raoul Dufy, Le Champ de blé, 1929. Tate Modern, Londres.
Su presencia entre nosotros fue como un campo de trigo.
...
(In memoriam, María Teresa López Mayo, 13-12-2014)

El corro

John William Waterhouse: A Tale from the Decameron, 1916. Lady Lever Art Gallery, Liverpool.
Se había corrido la voz y acudían gentes de todas partes para oír el prodigio.
...

martes, 12 de diciembre de 2017

Intropía

Obra del pintor chino Tang Wei Min (Yong Zhou, Hunan, 1971).
Desconozco el título.
A quién le importa. Aún no lo sabe. Decía aquel papel. En su regazo.
...

lunes, 11 de diciembre de 2017

En blanco

Tinta de la pintura de paisaje en blanco y negro, Pintura En Blanco Y Negro, La Pintura De Paisaje, Tinta  Imagen PNG
Tinta sobre blanco. Tomado de aquí.
.
La mano avanza por el campo blanco
sobre su propia sombra persiguiendo
lo que dicta la mente. No la entiendo
pero la sigo mientras pienso en blanco.
Y mientras pienso sé que sobre el blanco
paisaje que me acoge están lloviendo
meteoros de luz hueca en los que prendo
los blancos hijos de mi mente en blanco.
La mano en sombras es mancha nombrada,
oasis o isla, sol de la memoria
que va cubriendo el territorio blanco.
El corazón es tinta congelada
y busca en vano un cauce que la escoria
de la noche convierte en sueño en blanco.

Cuerno quemado

Todas las frases felices se parecen. Las desgraciadas, en cambio, nunca vienen solas.
...








Karenina Fabrizzi: Duality III (por duplicado), 2015.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Hotel Superbe

Edward Hopper: House by the Railroad, 1925. MoMA, NY.
¡Usted no sabe con quién se está jugando los cuartos!
...

sábado, 9 de diciembre de 2017

viernes, 8 de diciembre de 2017

Furtivos

Giorgio de Chirico: Misterio y melancolía de una calle, 1914.
Col. particular, NY.
Estuvimos a punto de capturarla pero no vino a la cita.
...

La araña


No hay texto alternativo automático disponible.
(Notas Moderadamente Apocalípticas, 🕸18). ¿De qué se alimentará el ciudadano Andrés Rábago García, más conocido por El Roto, para dar un día sí y casi otro también en la diana de la cuestión palpitante? Raro es el tema de los muchos que aborda en sus diarios dibujos sobre el que no consiga ofrecer una perspectiva, no ya sólo original e inusitada, sino por completo convincente, enriquecedora, capital. Ayer mismo lo comentaba Rafael Sánchez Ferlosio al elogiar como un verdadero hallazgo de ingenio y exactitud la expresión «el patriotismo me da claustrofobia» con la que El Roto ilustró (en el doble sentido) uno de sus “editoriales” dedicados al cognazo catalán.
Y así vuelve a ocurrir hoy con esta prodigiosa síntesis de los males arácnidos que nos acechan a todos los que andamos enredados en estos juegos presuntamente comunicativos y hasta creativos. Linderos que frecuentamos no del todo inconscientes, pero sí bastante complacientes (autocomplacientes) por cuanto, aunque le veamos los artejos ponzoñosos al bicho que nos sale al paso acá y allá (y hay que ser muy torpe o cretino para no verlos), es mayor el masaje emocional y hasta espiritual que nos proporciona.
El dibujo de hoy no aborda un asunto que nos sea desconocido, pero lo hace con una capacidad de síntesis poco común y con una potencia visual —la @raña como dueñ@ de una Red sin salida y cuyo funcionamiento nos excede— que tiene el mérito de recuperar una de las metáforas iniciales más poderosas y perspicaces de Internet, y la que, como se va viendo, mayor cumplimiento ha tenido.
«Oh blanca @raña de hilos luminosos...», escribí una vez en un poema, cuando me iniciaba en el uso de estas nuevas tecnologías que durante varios años me parecieron un territorio lleno de bienaventuranzas y maravillas sin cuento, y la Red era, antes que nada, una promesa de infinita comunicación. Ni qué decir tiene que esas previsiones y expectativas hace tiempo que naufragaron. Y, aunque no es la primera vez que veo en la telaraña mundial su pegajosa viscosidad y sus punzantes peligros, es admirable la precisión con que El Roto vuelve a dibujar nuestras pesadillas. Si Goya levantara el pincel estoy convencido de que no dudaría en poner el trazo de su firma al pie de algunos de estos «caprichos» tan poco veleidosos. El Roto ha vuelto a clavarlo.

jueves, 7 de diciembre de 2017